Nash ¿esencia de mediador?

 

Nash ¿esencia de mediador?

Nunca he visto tantas películas como ahora, y nunca he valorado tanto el arte de quedarse quieto y observar pacíficamente lo que en ella nos quieren enseñar. Me dejé llevar por Howard en la película “Una mente maravillosa” o brillante o bonita ( “A Beautiful Mind”), que esto no vaya de traducciones literales, que de la palabra libertad deben estar rebosantes nuestros labios cuando nos quitamos la mascarilla y nos quedamos en casa porque no podemos/debemos salir.

Y Crowe me hace sentir cariño- que no comprensión- por un genio, que persigue palomas para aplicar la matemática. Y luego por Alice (Conelly) inteligente, bella, entregada, representa el rol de la madre y compañera que estabiliza la familia, me hace pensar en el amor, así, con mayúsculas, sin reparos.  Aunque Howard no es realista en la biografía de Nash, ni en los altibajos del amor de sus protagonistas, pero bueno, quedémonos con lo que nos dan.

Así que, cuando entra la esquizofrenia paranoide de Nash, no sientes rechazo.  Su enfermedad implica apatía social y un análisis matemático de todas las realidades, (lo que a veces es un imposible que le sume en profunda desesperación). A mí me deja con la sensación de la sinceridad, puede lanzar ideas como un niño, sin reparos, como cuando para ligar con una mujer habla de “intercambio de fluidos”; lo piensa, lo dice. Nash nos adentra en el mundo de la sinceridad, ¿porque no buscar soluciones poniendo las cartas boca arriba?

Y, cuando llega la escena de la cafetería donde Nash, donde todos intentan ligar con la más guapa y él explica que con eso todos perderían, me pregunto ¿No es esto la esencia de la mediación? Y no es banal preguntarse eso, cuando Nash fue Nobel de Economía en 1994.

Su teoría de juegos parte de no actuar solo considerando tu posición, sino valorar las decisiones que pueden tomar todos los agentes para que no haya un fracaso total (si todos se van con la más guapa, el resto de chicas se sentirán rechazadas y se irán, y solo uno podrá tener compañera de baile, y los amigos se sentirán mal; mejor que todos dejen a la más guapa – que se quedará sola-  y todos/as   tendrán compañero de baile y la amistad no sufrirá daño alguno).

¿Es la esencia de la mediación intentar una teoría de juegos cooperativa? Vamos a tener los mismos protagonistas/mediados en escena, todos “egoístas” intentando “bailar con la más guapa” pero ahora  todos visualizando el riesgo de sus decisiones egoistas. El mediador ha de conseguir que se ponga en la mesa información sobre las posibles coaliciones, en un juego cooperativo que nos deje ver lo que se puede perder, y lo que se puede ganar.

 

 

Dado que soy “de letras” me es complicado entender las fórmulas matemáticas de Nash aplicadas a la compra de un automóvil, sin embargo, avanzando en su teoría veo que en 1950 entra con nuevas coordenadas en los modelos de negociación y nos explica

Max x1x2 sujeto a la condición x1 +x2=M

Lo que significa, que si somos capaces de hacer ver a los dos sujetos “egoístas” (que quieren dividir un coche) que pueden irse sin nada si no negocian, negociarán. Lo esencial es incluir en la ecuación la condición beneficiosa del acuerdo y que éste reúna las “propiedades deseables” que serían:

  1. Eficiencia (las soluciones deben ser ganancias para todos)
  2. Simetría (el cambio en la solución de uno por otro debe ser posible)
  3. Invarianza (la solución no puede depender de unidades variables)
  4. Independencia (los negociadores escogen)

Y así obtiene Nash su “teorema de la negociación” la solución debe satisfacer las cuatro propiedades deseables a) b) c) y d) el resumen es que el bienestar de uno depende de las decisiones que tomen los otros, para lo que debemos conocer

  1. Quienes intervienen
  2. Que posibles decisiones puede tomar cada uno
  3. Qué consecuencias puede tener cada decisión

Dicen los que saben que sus métodos no estaban completos. Otros nombres se unen a Nash para hacernos conocer el conflicto y la necesidad de cooperación ( Harsanyi, Selten, Aumman, Schelling…) pero es el inicio, de una mente brillante, avanzando que la cooperación es necesaria.

Eso es la esencia de la mediación:  confidencialmente, con ayuda del mediador en la comunicación, cooperar, establecer las estrategias posibles de cada uno, para poder visualizar los riesgos, el sujeto “egoísta” convirtiéndose en racional, para cooperar y ganar o al menos no perder.

Empieza la película cuando Nash comenta a su amigo imaginario Charles, que su profesora decía que tenía “dos raciones de mente y medio corazón” sin embargo, después de ver la película, de leer su discurso de agradecimiento por la concesión del Premio Nobel en el que decía que todas las coordenadas las tiene el amor, y su aportación a la paz con su teoría de la cooperación, yo creo que éste hombre tenía “dos raciones de mente y dos de corazón”.

Nash es en esencia mediador. Seguro.

Rocio Sampere

Mediadora (seis meses sin ver a mi nieto)

Abril 2021

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *