MAYORES Y MEDIACIÓN

 

Pilar Azorín-Albiñana López

Mediadora

LAS PERSONAS MAYORES, LOS MEJORES MEDIADORES Y MEDIADOS

Mi Madre era una gran MEDIADORA. Cada día lo veo más claro: 11 hijos, 26 nietos y bisnietos. En la puerta de casa un cartel “En esta casa no se consiente hablar mal del ausente”. Esa norma era de obligado cumplimiento, tanto en su casa, como en cualquier reunión familiar, pues jamás permitió una mala palabra o crítica delante de ella hacia otra persona (familiar o no).

Y con esta introducción, me reafirmo en que las madres y abuelas, sin saberlo, comenzaron hace mucho tiempo el camino de la Mediación.

Ese camino que ayuda a escuchar activamente a unos y a otros; a reconocer y valorar las emociones;  a hacer lo posible para que el hermano o hermana se ponga en el lugar del otro; a dar ideas acertadas siempre para que se pongan de acuerdo o reconcilien; y al final conseguían lo mismo que intentamos los mediadores: Reducir enfrentamientos y sentimientos negativos; mejorar las relaciones familiares; generar autoestima y hacer partícipes a todos los miembros del núcleo familiar en el proceso de la controversia.-

España como segundo país más envejecido de la Unión Europea(¿), tiene una población de personas mayores activas, con grandes intereses culturales, sociales, de ocio y finalmente necesitados de cuidados, que la sociedad tiene obligación, no solo legal, sino moral, de cubrir.

//En esta pandemia, han sido abandonados en mucho aspectos y tristemente un número altísimo lo ha pagado con sus vidas//

Y en estas necesidades y defensa de sus derechos, es donde estoy convencida que la Mediación es la gran ayuda que les podemos y debemos ofrecer como Sociedad a fin de solucionar sus controversias y lograr para ellos una mejor vida, pues ellos nos lo dieron todo.

El elenco de posibilidades en los que se puede acudir a Mediación, es un abanico enorme y desconocido. Pongo algunos ejemplos:

–              Problemas de consumo. Reclamaciones por no ser debidamente informados por compañías eléctricas/telefónicas/entidades bancarias, etc..

–              Reclamaciones en viajes: Lo ofertado y disfrutado en muchas ocasiones no coinciden.

–              Reclamaciones sanitarias: Cuando no son atendidos debidamente con las explicaciones entendibles por ellos, tiempo …

–              Situaciones en las que se abusa de los abuelos cuidadores y/o no se les permite disfrutar del derecho de visitas con los nietos.

–              Falta de cuidados por parte de hijos o nietos

–              Conflictos vecinales.

El buen mediador estará cualificado y formado para atender las cuestiones relacionadas con el incremento de esta población, que afecta a nuestra sociedad y que continuará modificando aspectos de la misma, y también de sus profesionales sociales. Si los perfiles de nuestros clientes y usuarios se transforman, el mediador se ha de adecuar, ajustándose a esta realidad.

Es importante destacar el gran ahorro económico respecto a un proceso judicial; mayor rapidez, confidencialidad; las partes en muchos casos acercan posturas y se recuperan relaciones familiares rotas y evita futuras controversias; minimiza el coste emocional y se adapta a las necesidades personales (puede realizarse por medios telemáticos u otros análogos).

En nuestras actuales mediaciones hay personas mayores y se cumplen todos estos patrones. Y gracias a que no tienen prisa, saben escuchar y se sienten escuchados. Estoy orgullosa de participar en ayudar a solucionar las controversias familiares, ya que la familia es un pilar fundamental en cualquier sociedad. (En mi caso, la mejor herencia recibida)

Termino añadiendo que es importante crear un nuevo marco de valores que reconozca que las personas mayores son activas, ciudadanos conscientes de sus derechos, adultos mayores protagonistas, pudiendo tomar decisiones, muchas veces muy importantes, sobre sus propias vidas y de sus cambios y que las personas mayores, continúen así aportando a la sociedad valores y principios adquiridos que repito, haremos una mejor sociedad para este colectivo hasta el final de sus vidas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *