Las firmas en las actas de mediación

Las firmas en las actas de mediación.

Firma es una palabra que proviene del latín “firmare” y significa “afirmar”, “dar fuerza”, la RAE lo define como “nombre y apellido o título que una persona escribe de su propia mano en un documento para darle autenticidad o para expresar que aprueba su contenido”

La firma se estampa en un documento para expresar que entendemos lo que éste dice, que aceptamos las obligaciones y los derechos que de él se derivan.

La firma tiene su origen en la antigüedad, se ha pasado por los sellos o la huella digital cuando no se sabía escribir, a la firma “de puño y letra”, es decir caligráfica, que primero estaba reservada a los Monasterios, que eran los únicos que sabían escribir. Hoy,  en la sociedad de la tecnología  tenemos también la firma digital o electrónica.

La Ley 5/2012 de 6 de Julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles y su Reglamento de desarrollo RD 980/2013 de 13 de diciembre nos dice cuándo y de quien se exige la firma en las actas del proceso de mediación:

      Art. 19 en el Acta de sesión constitutiva

  1. De la sesión constitutiva se levantará un acta en la que consten estos aspectos, que será firmada tanto por las partes como por el mediador o mediadores. En otro caso, dicha acta declarará que la mediación se ha intentado sin efecto.

Art 22 en el Acta final

  1. El acta final determinará la conclusión del procedimiento y, en su caso, reflejará los acuerdos alcanzados de forma clara y comprensible, o su finalización por cualquier otra causa.

El acta deberá ir firmada por todas las partes y por el mediador o mediadores y se entregará un ejemplar original a cada una de ellas. En caso de que alguna de las partes no quisiera firma el acta, el mediador hará constar en la misma esta circunstancia, entregando un ejemplar a las partes que lo deseen.

Art 23 Acuerdo de Mediación

  1. El acuerdo de mediación deberá firmarse por las partes o sus representantes.

 

Art 24 en mediación desarrollada por medios electrónicos Ley 5/2012 y art 32 RD 980/2013

  1. Las partes podrán acordar que todas o alguna de las actuaciones de mediación, incluida la sesión constitutiva y las sucesivas que estimen conveniente, se lleven a cabo por medios electrónicos, por videoconferencia u otro medio análogo de transmisión de la voz o la imagen, siempre que quede garantizada la identidad de los intervinientes y el respeto a los principios de la mediación previstos en esta Ley.

Art 32 Acreditación de la identidad y condición de usuario.

En todo caso, la identidad de las partes debe acreditarse en la presentación de la solicitud de inicio y en la contestación, en el momento de la aportación de documentación, en el establecimiento de comunicaciones, en la firma de las actas y del acuerdo de mediación.

 

¿La firma de las partes en las actas de sesión constitutiva y final?

En esta profesión que es multidisciplinar, flexible por principio y en la que rige el principio de autonomía de voluntad de las partes ¿por qué insiste el legislador en la necesidad de la firma?

Vean esta St del TS de 24.9.1980

El auto reconocimiento o confesión de certeza de la propia firma estampada al pie de un documento privado tiene la eficacia de asumir su contenido, como así lo impone la declaración de voluntad que la suscripción documental comporta, según preceptúa el art. 1255 del C. Civ.; en este sentido es reiterada la doctrina jurisprudencial expresiva de que tal adveración presupone iuris tantum la autenticidad del texto escriturado, a no demostrarse lo contario mediante prueba que, como elemento obstativo al nacimiento de la obligación, corresponde al demandado a tenor del art. 1214 del C. Civ. […]”

Las actas de mediación nacen con naturaleza de contrato privado entre partes, después pueden ser elevadas a público ante Notario u homologadas por un Juez, en tanto esto ocurre son un contrato privado que para tener validez deben ser válidamente firmadas. La ausencia de este requisito puede destruir muchas horas de atención al conflicto, por lo que el mediador debe ser especialmente pulcro en exigirlas pues además puede incurrir en responsabilidad.

Y además las actas obligan a las partes, de lo firmado y de las consecuencias de lo pactado, así lo establece el artículo 1258 del Código Civil “Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento, y desde entonces obligan, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley.” Y una vez desplegados dichos efectos tal como establece el artículo 1256 del mismo cuerpo legal “La validez y el cumplimiento de los contratos no se puede dejar al arbitrio de uno de los contratantes”, el mediador lo conoce y protege con la firma de los interesados los efectos del acta.

Así que por la naturaleza contractual del acuerdo de sometimiento a la mediación –acta de sesión constitutiva-  y del acuerdo final (total o parcial) de mediación, – acta final-  por ser un negocio jurídico generador de obligaciones, es un presupuesto fundamental que esté debidamente firmado por las partes, y por el mediador.

 

La razón evidente es que solo la firma permitirá evidenciar que las partes han mostrado su consentimiento informado  y solo en ese momento el acuerdo queda perfeccionado, es clara la voluntad del legislador de que exista un contrato formal y expreso que de validez a los pactos.

 

 

¿La firma de las partes en el acuerdo, art 23.2 LM?

El documento de “acuerdo de mediación” que recoge el art 23.2 de la Ley 5/2012 no exige la intervención del mediador, es un documento posterior a conseguir el acuerdo entre las partes en el acta final, que puede y debe redactarse a los efectos de conseguir que sea título ejecutivo.

Este acuerdo no precisa la firma del mediador, aunque en la práctica, se pide que se revise por el mediador para verificar que responde a los acuerdos alcanzados ante él.

Es ilustrativa la LM de Cantabria que en cuanto al acta final de mediación en su art 41 recoge: “Esta acta deberá ir firmada por las partes y los mediadores que hayan intervenido, y deberá utilizarse como base para que redacten los documentos que según el caso corresponda y deberá regirse por la normativa legal aplicable

Sin firma no hay contrato, la firma o la rúbrica, caligráfica o digital, quizás con huella dactilar si no se sabe firmar, cumpliendo el requisito del art 1225 del Código Civil, debe estar recogida en el Acuerdo del art 23.2 LM en el que no es necesaria la firma del mediador.

¿La firma del mediador en las actas?

El mediador debe responder siempre al principio de eficacia, y cuidar el proceso formal de la mediación, su firma garantiza que se han cumplido los requisitos legales, y los requisitos que den validez a lo pactado.

Se recogen en el art 24 de la LM las obligaciones del mediador:

La aceptación de la mediación obliga a los mediadores a cumplir fielmente el encargo, incurriendo, si no lo hicieren, en responsabilidad por los daños y perjuicios que causaren. El perjudicado tendrá acción directa contra el mediador y, en su caso, la institución de mediación que corresponda con independencia de las acciones de reembolso que asistan a esta contra los mediadores. La responsabilidad de la institución de mediación derivará de la designación del mediador o del incumplimiento de las obligaciones que le incumben.”

De ahí que con su firma adverará que el procedimiento se ha desarrollado conforme a la Ley, que se han cuidado y conocido los principios por los que se rige, que el acuerdo conseguido en su caso ha sido bajo el principio de buena fe, cuidando el equilibrio de las partes, que estas conocen sus consecuencias jurídicas.

Quizás en el proceso de mediación, el cumplimiento de los presupuestos formales no sea la parte mas “dura”, pero si necesaria, y no podemos permitir que después de que el ciudadano confie en la mediación, haga el esfuerzo de recobrar su protagonismo ante el conflicto, se encuentre con defectos de forma que impidan la eficacia de lo pactado.

Rocio Sampere

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *